Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué es pedagogía y dónde puede trabajar un pedagogo?
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
La importancia de un estudio técnico en los proyectos de inversión
Escrito por Arturo Arreola Sáenz
en julio 31, 2017
ejecucion-del-segundo-emperador.jpg

Nadie desconoce que la historia contada en los libros de educación oficiales son algo tendenciosos, e incluso omiten información importante. Uno de los personajes que entra en tensión en la historia oficial es Maximiliano de Habsburgo, quien a ojos de esta es visto como uno de los malos, pues su intento por realizar una monarquía en un país supuestamente liberal fue algo imperdonable.

 

Poco después de que acabara la independencia mexicana hubo un grupo de personas denominado Partido Conservador (el nombre se debe a que pretendían mantener o conservar la base de los ideales que la Corona Española tenía sobre Nueva España), que consideraban a México como un país inadecuado para la democracia, pues entre los grupos sociales existía mucha desigualdad. Era peligroso que el poder estuviera en el pueblo, ya que los grupos de élite podrían sacar provecho de su condición y abusar de la clase social baja. Por esta razón se buscaba un monarca capaz de sacar adelante al país, el cual fuera católico y que estuviera muy bien preparado.

 

Es claro que, debido a las condiciones de México, no se iba a buscar a esa persona que debía gobernar a lado del grupo ya mencionado. El personaje ideal debía ser un europeo, y en este caso fue Maximiliano de Habsburgo, descendiente de una de las familias más poderosas de Europa, la cual era la encargada de gobernar el antiguo Imperio de Austria-Hungría.

 

Resultado de imagen para austria

 

Maximiliano aceptó gustosamente la invitación de ser el nuevo emperador de México. Rápidamente ganó confianza de muchos católicos. Sin embargo, él resultó ser totalmente distinto a lo previsto. Sus ideas se parecían más a la de un liberal, pues en principio él estaba de acuerdo con la Leyes de Reforma, que básicamente eran una limitación del poder que la Iglesia tenía sobre la nación. Impulsaba la creación de mejores condiciones laborales para los trabajadores, prohibiendo el trabajo a menores, por ejemplo. Maximiliano estaba a favor de que cada ciudadano creyera lo que quisiera, actitud que era contraria a la visión conservadora.

 

Por lo anterior, el Partido Conservador le retiró su apoyo. Cabe mencionar que en este momento había dos jefes de Estado, si es que se le puede llamar así. Por una parte, estaba Benito Juárez como presidente de México, secundado por el Partido Liberal, y, por otra, se encontraba Maximiliano, emperador aliado del Partido Conservador. Esto provocó la tensión entre estos dos personajes que derivó en la persecución y fusilamiento de Maximiliano, en Querétaro. El gobierno liberal, partidario de la democracia, resultó vencedor y hasta nuestros días ha prevalecido dicho sistema de gobierno.

 

¿Con Maximiliano la situación de México habría sido distinta? Tras la guerra que se sostuvo con los conservadores, la situación de México no fue alentadora. Al país le siguieron varios conflictos bélicos, como la Revolución, la guerra cristera o los conflictos que precedieron a la creación del PRI (antes PNR). Todo esto ocurrió bajo una forma de gobierno en la que el pueblo tiene el poder y busca que las condiciones de vida sean favorables para todos.

 

 Sin título-5.png

 

No digo que con Maximiliano este país habría sido una potencia mundial, pero me parece interesante pensar qué pasaría si nuestro jefe de Estado fuera un emperador, pues tal parece que la democracia no ha sido la solución que México arrastra desde que se hizo un país independiente.

 

Tras esta breve exposición sobre lo ocurrido con Maximiliano de Habsburgo cabe considerar si de verdad tiene que ser considerado como villano. Creo que sus ideas eran muy compatibles a lo que hoy en día pensamos que es lo correcto, así que quizá habría que describirlo con otro adjetivo.

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar: