banner-new-one

Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

La relación entre filosofía y ciencia
¿Qué es la investigación pura y qué ventajas tiene dentro de una academia?
¿Qué son las instituciones políticas y cuál es su función?
Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
Las 7 P del marketing
Escrito por Alberto De la Barreda Hernández
en enero 18, 2022

El éxito económico de nuestros hijos nace porque queremos que cuando no estemos aquí, ellos sean autosuficientes, independientes, libres de alcanzar sus sueños. Es por ello que muchos padres invertimos en la educación de los hijos, aunque no siempre se les prepara para el éxito económico.

 

La utilidad y rendimiento de las futuras generaciones dependen de la educación ética, académica, profesional y contable – económica; esta última pareciera solo abordarse en algunas licenciaturas empresariales.

Sin importar cuál sea el sueño profesional y de plenitud de nuestros hijos, deben estar preparados para cubrir la operación diaria de vivir y no solo sobrevivir. No es un secreto exclusivo para los contadores; se logra entendiendo las bases en el juego del dinero.

5 recomendaciones para formar hijos económicamente exitosos:

  1. Jugar Monopoly una vez (por lo menos) a la semana.

La familia real británica tiene prohibido jugar este juego porque les ha provocado discusiones dentro de un ambiente competitivo y de rivalidad. Lo exquisito del caso es que fuera de la burbuja real, la realidad de los negocios y la vida cotidiana, es competitiva y de constante rivalidad.

El juego creado Elizabeth Magie en 1903 y favorito de Robert Kiyosaki, autor de la serie de libros Padre rico, padre pobre, nos enseña de manera divertida a negociar, sobre el efectivo, los gastos y el dinero. Si se juega bien no relajando la competencia, en dos horas simulamos lo que los hijos vivirán con los negocios en el futuro.

Los juegos son mejores maestros que los maestros mismos. – Robert Kiyosaki.

imagen tomada de Google play

  1. Hablar en la mesa familiar sobre dinero.

Muchas familias encuentran incómodo hablar de dinero en la mesa, sobre todo acerca de los problemas financieros. Ese tabú alrededor del dinero le da un aura de maligno, dañino, enemigo de la paz familiar. Lo cierto es que el dinero, siendo tan importante, debería ser un tema cotidiano y positivo.

Hay que hablar de dinero en casa y del papel el que juega en la vida. Debemos normalizar los conceptos monetarios. Los hijos deben conocer qué son los activos, pasivos, capitales, ingresos, egresos, inversiones, bancos, etc. Los jóvenes deben dominar las bases del lenguaje del dinero. Los mejores líderes son los que saben de dinero.

3. Explicar a los jóvenes los jinetes del apocalipsis económico.

  • La vejez: vivimos más y será más difícil mantener a las generaciones grandes, además que los sistemas de pensiones y salud se encuentran al borde de la quiebra en casi todo el mundo.
  • La creciente deuda pública y el falso valor real de los billetes y monedas (deberíamos invertir en oro cotidianamente).
  • Las crisis económicas: hiperinflaciones y la historia económica del mundo.
  • Impuestos: un mal necesario y una herramienta para reproducir la riqueza. Para conocer más al respecto: https://www.altonivel.com.mx/opinion/las-5-claves-de-los-impuestos-que-debes-conocer/
  1. Darles crédito a los hijos.

La palabra crédito nace de creerle al prójimo, de tenerle confianza. A los hijos se les debe prestar dinero desde pequeños y enseñarles las consecuencias y responsabilidades de ese crédito, de esa confianza.

 

Cuando desean algún bien material, prestarles y cobrarles conforme a un esquema sencillo con tasas de interés, así como estipular consecuencias por impago. Darles confianza y responsabilidad, además de invitarlos a conocer el valor real del dinero y la importancia de las fuentes de ingresos. La deuda es buena siempre que se use para algo que generará más dinero.

 

  1. Acostumbrarlos a ahorrar y a invertir.

Invertir en los Certificados de la Tesorería (CETES) es algo muy fácil y accesible. A través de la página cetesdirecto.com, en el apartado CETES Niños, cualquier joven, con el respaldo y guía de sus papás, puede invertir en productos seguros desde la niñez. Es una manera divertida para incursionar en el mundo de las inversiones.

 

Aunado a ello, abrir una cuenta bancaria de menores para nuestros hijos les permite conocer el uso de las tecnologías monetarias y establecer metas de ahorro con todo el mecanismo propicio para el manejo real del dinero.

 

La educación contable-económica debería ser materia de estudio desde las más tempranas edades. Protege el futuro financiero de las generaciones y les permitiría conocer la dimensión responsable y productiva del dinero. Formando mejor a los jóvenes tendremos mejores países.

 

El siguiente paso es navegar en más oportunidades de negocios de la mano con los hijos. Los hijos no son simples herederos de bienes, sino una apuesta para que cada generación viva mejor. Todo ello depende de formar hijos económicamente exitosos desde pequeños.

Contaduría plan de estudios

Consulta el artículo original aquí publicado en Alto Nivel el 18 de enero de 2022 

*Alberto De la Barreda es licenciado en contaduría y maestro en administración pública. Actualmente, se desempeña como Director de la licenciatura en Contaduría de la Universidad Panamericana.

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Licenciaturas Empresariales Licenciatura en Talent Management

Que tu presentación sea de alto impacto

Es un hecho, no te vas a escapar de hacer presentaciones durante tu carrera. Se trata de un reto que te prepara para pre...

Licenciaturas Empresariales Licenciatura en Business Intelligence

¿Por qué Business Intelligence es la oportunidad de oro en el mercado actualmente?

 

Licenciaturas Empresariales Licenciatura en Business Intelligence

¿Qué quieres emprender hoy?, recuerda que con datos es mucho mejor

¿Qué es emprender? Más allá de una definición, identifico un par de sentimientos cuando estoy a punto de emprender algun...