Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
La relación entre filosofía y ciencia
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué es la investigación pura y qué ventajas tiene dentro de una academia?
7 razones por las que la cultura organizacional es importante
Escrito por Gabriel González Nares
en enero 16, 2020

Muchas veces pensamos en el pedagogo como un informador más que como un formador. Los prejuicios nos hacen pensar que el pedagogo es siempre un profesor escolar, y que su quehacer se limita a impartir clases, o a cuidar a un grupo de niños o de adolescentes. Sin embargo, el pedagogo no es un profesional que se dedique sólo a repetir información o a propagarla entre generaciones. La misión del pedagogo sin duda incluye la transmisión de saberes dentro de tradiciones determinadas, pero, sobre todo, implica la formación de personas vivas, con todas sus cualidades y defectos, que son quienes reciben tal información dentro de una tradición cultural.

Educar es el principal cometido del pedagogo. Y educar seres humanos es todo un reto por la condición humana misma. Somos seres muy complejos: somos cuerpo, mente, sentimientos y espíritu. Y muchas veces nuestros elementos fundamentales se desarmonizan. La complejidad de la naturaleza humana implica también la consideración de la individualidad de cada uno de nosotros. Ahora bien, la educación pretende que el ser humano llegue a su plenitud, a su optimación o estado excelente de felicidad. Una pedagogía que no se plantea como su meta final la felicidad humana, seguramente será una pedagogía mediocre.

De modo que el pedagogo tiene por meta la formación de seres humanos felices, y no sólo socialmente y técnicamente funcionales. Así que, con la educación, el pedagogo no sólo transmite información, sino que forma personas. Esta formación requiere de la colocación en orden de los elementos que conforman nuestra humanidad. Un buen pedagogo educa el intelecto, pero también educa el cuerpo- por ejemplo, con ejercicio y nutrición- así como también educa los sentimientos y la expresión de la interioridad.

Nuestra sociedad contemporánea pide a gritos personas que tengan una buena educación sentimental, y que no sólo sean buenos técnicos o empleados. La epidemia de depresión y de ansiedad de nuestro tiempo no sólo obedece a criterios biológicos o laborales, sino también a la manera en que todos nosotros hemos sido educados. El abandono de la atención a la interioridad ha llevado al sufrimiento y a un gran sentimiento de vacío. Muchas personas han crecido con la educación del ocultamiento de los sentimientos: mostrar los sentimientos en público o hablar de ellos no fue bien visto durante muchas décadas. Y esto desembocó en muchas frustraciones y sufrimiento personal.

Afortunadamente uno de los quehaceres actuales del pedagogo es la educación de los sentimientos. Con su trabajo profesional, el pedagogo puede inducir a la introspección y al autoconocimiento reflexivo de los educandos. De modo que su trabajo formativo produzca personas conscientes de sus emociones y de las herramientas sociales y personales para mostrar al exterior lo que está en la interioridad individual. Nunca hay que subestimar lo que herramientas como el arte, la poesía, la danza, o el diálogo pueden hacer para que nuestros sentimientos lleguen a ser virtuosos y equilibrados.

Hay mucho trabajo que hacer en el ámbito de la formación de los sentimientos. Sin duda en el futuro los pedagogos serán personajes centrales en la formación de personas felices y equilibradas. No hay que olvidar que el pedagogo es un formador de personas completas que buscan la felicidad, el sentido y la excelencia.

Descargar el plan de estudios (Pedagogía)

WhatsApp Filosofía UP

WhatsApp CTA Pedagogia

 

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Pedagogía

Educación emocional y los atletas de alto rendimiento. El caso de Simone Biles.

“Hay que ganar a como dé lugar. Dominar al rival. Sobreponerse a la adversidad”. Esto es algo que constantemente los ent...

Pedagogía

¿Y si cambiamos la perspectiva?

Desde que somos niños soñamos con trabajos increíbles, grandes y que cambian vidas, desde convertirnos en doctores hasta...

Pedagogía

Yoda, “Baby Yoda” y la pedagogía

Poco sabemos de la especie del sabio maestro verde, Yoda y del tierno alumno del mismo color, Grogu, al que conocemos co...