Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué es pedagogía y dónde puede trabajar un pedagogo?
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
Descubre ¿qué tipo de filósofo eres?
Escrito por Ricardo Delgado Cantú
en junio 19, 2020

Una de las causas más comunes del estrés y la ansiedad en las personas es el incumplimiento de sus metas propuestas. El creer que hace falta más tiempo del disponible para de verdad lograr lo que uno se propone. ¿Cuántas veces no te ha pasado que elaboras tu listado de objetivos de la semana, pero no llegas ni a la mitad?

El problema es que gran parte de las personas no distinguen entre concentración y trabajo profundo. Siguen creyendo que no importa el ambiente en el que se encuentren, siempre y cuando tengan una buena concentración, podrán cumplir sus metas. Además, erróneamente se piensa que todos podemos trabajar bien de la misma manera que los demás, pero es totalmente falso. Cada persona requiere de un ambiente y entorno personalizado para llevar al máximo sus capacidades.

romain-vignes-ywqa9IZB-dU-unsplash

Cal Newport, un profesor de ciencias de la computación en Georgetown University y autor de numerosos libros, nos plantea 4 enfoques del trabajo profundo para que cada persona, de acuerdo con su personalidad y manera de trabajar, pueda desempeñar sus funciones de la manera más productiva.

El primero de ellos, el enfoque Monástico, consiste en la reducción drástica de todo posible distractor en el entorno en el que trabajamos, así como la eliminación de las obligaciones superficiales, es decir, aquellas que carecen de importancia o no son fundamentales para alcanzar nuestras metas. Un ejemplo muy común de este enfoque son los monjes, ya que ellos viven aislados en un lugar tranquilo y sin distractores, lo que facilita un estado de concentración profundo y el alcance de grandes objetivos. Sin embargo, el hecho de que pocas personas pueden aislarse de manera tan extremista del mundo hace a este enfoque muy poco común.

El segundo enfoque, llamado Bimodal, hace referencia a la división y organización estratégica del tiempo. Este enfoque busca formar periodos específicos de trabajo y de descanso para maximizar la productividad y minimizar la pérdida de tiempo. Es un enfoque muy cuadrado. Se tienen que respetar estrictamente cada uno de los horarios destinados a cada actividad, lo que forzará tu mente a cumplir los objetivos en el tiempo especificado.

UP - Descarga el folleto del plan de carrera

Es importante entender que para poder llegar a un estado de concentración profunda se requiere tiempo, por lo que, si llegas a escoger este enfoque, tendrás que destinar mayor tiempo a las actividades más importantes, para que tu mente pueda realmente conectarse con ese estado de profundidad que tanto buscas. Se recomienda escoger este enfoque cuando tienes una lista de no más de 5 tareas al día.

En tercer lugar, tenemos el enfoque Rítmico, el cual, desde mi punto de vista es el mejor. Este consiste en el desarrollo de hábitos de trabajo y organización. Busca distribuir nuestra energía de manera estratégica en distintos periodos para maximizar nuestros resultados. Requiere de mucha constancia y perseverancia para poder seguir los horarios establecidos pensando en el largo plazo.

Este enfoque es un híbrido entre el Monástico y el Bimodal, ya que sí busca establecer un horario y definir tiempos, también se requiere que en los momentos de concentración haya distracciones nulas y gran aislamiento. Este enfoque es ideal para aquellos que buscan emprender, ya que, les permitirá organizar estratégicamente su día y lograr lo más con lo menos.

quickorder-LbInNgbm_Ts-unsplash

Por último, tenemos al enfoque Periodístico, que se encarga de programar momentos de alta profundidad en medio de un horario complicado. Este tipo de concentración es ideal para personas que no cumplen con un horario específico, sin embargo, su lista de actividades es muy variable y bastante ajustada. Al tener muy poco tiempo entre cada tarea, se busca que ese intermedio sea lo más productivo posible. Es uno de los enfoques más efectivos, pero también uno de los más complicados, ya que requiere de gran fortaleza mental.

Cada uno de estos enfoques requiere un estilo de vida distinto, por lo que tú podrás decidir cuál es el que se adapta más a tu manera de hacer las cosas y a tu día a día.

Whatsapp Promoción CTA

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar: