Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
La relación entre filosofía y ciencia
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
7 razones por las que la cultura organizacional es importante
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
Escrito por Ángel Eduardo Estrada López
en abril 16, 2021

Abril, mes que conforme al artículo 150 de la Ley del Impuesto sobre la Renta en México, es el mes en que las personas físicas que presten servicios profesionales están obligadas a presentar ante la Autoridad Tributaria la declaración anual de ingresos y gastos a efecto de la determinación de los impuestos a pagar y para el caso de las personas subordinadas aplica el artículo 98 de la citada legislación. 

 

No resulta privativo de este país la molestia de tener que pagar por el desarrollo de las actividades económicas (ventas, servicios, arrendamientos, adquisiciones entre otras). Lo anterior viene del título del presente ensayo Tributa… o sea tributum que se interpreta como impuesto. El simple hecho de estar obligado a rendir un tributo a una autoridad elegida por el propio pueblo, para que a cambio sea garante de responsabilidades y promotor del interés general, debería de ser un ejercicio de transparencia simple y sencillo de entender y sin embargo no es así. 

 

Desde la época del virreinato en México y más atrás, los impuestos han sido mal empleados por generaciones. Me viene a la mente la historia clásica de Robin Hood en la que el malévolo Príncipe de Nottingham cobraba excesivos tributos a los pobladores hasta dejarlos en la pobreza. Robin se levantó en armas  junto con desposeídos para destituir al príncipe, y según la versión que se trate, hasta que apareció el Rey Ricardo le hicieron justicia; pues bien, en el caso mexicano, considero que la estabilidad tributaria llegó con el Porfiriato, época en que las nacientes instituciones sentaron la base del esquema tributario que nos rige actualmente. Sin embargo, la poca instrucción del pueblo y el exagerado deseo de acumulación de poder y riqueza por parte de los gobernantes han afectado la sana practica de declarar los ingresos y gastos. 

 

El hecho de no ver acciones en las comunidades obligan a pensar a dónde se destinan todos los recursos que pagan los mexicanos registrados en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), que si bien actualmente existe mayor transparencia en ejercicio del gasto la Administración Pública, el cuestionable destino de los recursos (Tren Maya, Dos Bocas y Aeropuerto) obligan a la reflexión sobre el destino de las contribuciones fiscales a “Lolita”, expresión que se usa comúnmente para referirse al pago al SAT. 

 

Así que para llevar una sana contabilidad se requiere un registro de las entradas y salidas de cada transacción, procurando minimizar el uso de efectivo y privilegiando el empleo de herramientas tecnológicas que permitan identificar de manera clara las actividades que se realicen, además de declarar en tiempo y forma para generar una opinión favorable en el SAT a fin de no cerrar la puerta a la posibilidad de obtener contratos para la prestación de servicios. 

 

Nueva llamada a la acción

 

Considero que este tema cobra relevancia en el ámbito contable toda vez que, el realizar trámites ante la autoridad fiscal en México, resulta una verdadera odisea y requiere tener grado de máster o especialidad en impuestos realizar de manera simplificada el trámite por la multiplicidad de regímenes fiscales y candados que a la fecha ha implementado el SAT. 

 

Adicional a lo anterior, considero que la base de contribuyentes se verá ampliada en virtud de que con la introducción de nuevos esquemas de pago electrónico gracias a la pandemia del COVID19 , en específico el sistema de Cobro Digital (CODI), desarrollado por Banco de México para facilitar las transacciones de pago y cobro a través de transferencias electrónicas, permitirá identificar los ingresos y gastos en los pequeños negocios y actividades que antiguamente realizaban las transacciones en efectivo, es decir, no escaparán al brazo de la autoridad tributaria.

 

En días pasados, la Lic. Raquel Buenrostro, Jefa del SAT, planteó en la conferencia presidencial matutina la posibilidad de una reforma fiscal que busca ir por los pequeños contribuyentes, es decir, la mayoría de los mexicanos, por lo que lo mejor es declarar y qué mejor que hacerlo al lado de su Contador de más confianza. 

 

 

WhatsApp CTA

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Licenciaturas Empresariales

Los 3 retos para las empresas en la “nueva normalidad en el trabajo”

La época del “trabajo estable y duradero” ya es cosa del pasado, y queda claro que ya no es suficiente solo pagar bien p...

Licenciaturas Empresariales

Equipo deportivo, una fórmula para mejorar las decisiones de empresas

La dirección de equipos deportivos es una de las mejores analogías para la dirección de empresas en la actualidad.

Licenciaturas Empresariales

Cultura sustentable, más que reciclaje y “paperless”: Estas son las acciones que puede tomar tu empresa

Se tiene la idea de que las actividades de sustentabilidad son caras, pero muchas no lo son y pueden ejecutarse con un b...