Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
La relación entre filosofía y ciencia
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué es la investigación pura y qué ventajas tiene dentro de una academia?
7 razones por las que la cultura organizacional es importante
Escrito por Mariana Riojas
en diciembre 11, 2020

Monstruo, jungla, gigante, bestia, en fin, la capital. Hogar de la quesadilla sin queso y torta de chilaquil; patrono del viernes chilango y de todas las formas de transporte: coche, bici y derivados; bus, metro o trajinera; recinto alburero por antonomasia, y, a su vez, centro político y cultural del país. Una de las aglomeraciones urbanas más pobladas del mundo entero. Ahí, en uno de los barrios más antiguos de México, me inscribí a filosofía.

Pueblerina, provinciana, forastera, “Cindy la regia”, en fin, foránea. No me apena confesar que desconocía a lo que se referían los locales cuando me llamaban provinciana. Inocente los sospechaba confundidos sobre mi procedencia. En Filosofía Medieval quedó esclarecida la cuestión: provincia viene del latín pro-vincere, territorio por conquistar. Genial. (Los del Edo. Mex. reían incómodos mientras la atención se desviaba de ellos y se centraba en la regia recién importada). 

No sé exactamente cómo pero, sin planearlo, sucedió algo que de verdad no me esperaba: me enamoré. No sé si fueron las caminatas diarias por la ciudad, vivir en una zona particularmente pintoresca o descubrir una vida muy distinta a la que llevaba en casa, pero dicho afecto fue creciendo exponencialmente. Claramente, mi motivación era estudiar. Pero mi disposición a aprender se extendió a la ciudad. Y me llevó lejos: a recorrer todo tipo de barrios y rincones, a dar paseos de días enteros y tener experiencias de las que hoy ya es válido reír. 

la-bella-la-filosofia-y-la-bestia 1

¿Filosofar en medio del caos? La Ciudad de México estimula el pensamiento, no sólo en el sentido obvio por ser un sitio con cultura e historia en cada esquina (la segunda ciudad con más museos en el mundo), sino por la vida, el movimiento, el tamaño y la gente en sí. Si bien las grandes ideas y razonamientos requieren de profunda concentración y cierta dosis de soledad, estos ingredientes son insuficientes. Si el filósofo no está en el mundo, cómo puede hablar de él.

Ya que nos encontramos confesando: jamás he logrado sustituir la comunidad filosófica de la universidad o a la ciudad en general. Después de la carrera, probé mi suerte en Navarra, España, una experiencia enormemente gratificante sin duda, sin embargo, la vara ya estaba muy alta. Hoy trabajo en Monterrey y el spanglish regresó a mí. He logrado encontrar y generar oportunidades geniales, gracias al impulso tomado en tiempos de mis estudios; esos años en cdmx fueron una enorme inercia que me sigue llevando aún. 

Alcanzo a ver el esfuerzo adicional que supone a un candidato de Filosofía trasladarse a la Ciudad de México, sin embargo, ofrezco un consejo: una buena idea tiene que ser bien ejecutada; estudiar filosofía y en CDMX puede ser una buena idea. La buena ejecución comienza haciendo un par de maletas y quitándose los prejuicios. Tómenlo de alguien que, contrario a lo esperado, sigue profundamente enamorada del barrio de Mixcoac.

Plan de estudios de Filosofia en la universidad panamericana

WhatsApp Filosofía UP

 

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Filosofía

La Filosofía en la cultura Pop

Hay quien piensa que la filosofía solo habla de cosas antiguas y difíciles de comprender. En realidad, la filosofía cont...

Filosofía

Los 4 elementos del mundo avatar y su fundamentación en la filosofía antigua

Dos posibles citas para empezar el texto

Filosofía

Pensar sale caro, pero tiene retorno de inversión

Hoy la relación altos precios y conocimiento empieza a difuminarse. Si bien no es lo mismo graduarse de Harvard que grad...