Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué es pedagogía y dónde puede trabajar un pedagogo?
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
7 razones por las que la cultura organizacional es importante
Escrito por Alfredo Walls
en octubre 31, 2020

Hay una novela de Karl Philipp Moritz, publicada a finales del siglo XVIII, llamada Anton Reiser, donde se narran los eventos de la vida de un joven estudiante que abandona su ciudad natal buscando una mejor fortuna. Moritz describió su obra como “una novela psicológica” (Ein psychologischer Roman), pues captura la interioridad del protagonista describiendo sus pensamientos más íntimos, sus tribulaciones, alegrías y deseos, desencadenados en conjunción con los eventos externos de su vida. Aunque es una novela poco conocida, ha pasado a la historia como uno de los primeros ejemplos de Bildungsroman o novelas de formación, donde se explora la interioridad del protagonista y su evolución psicológica. 

Me encontré con esta novela ocho años después de haber abandonado mi propia ciudad natal para mudarme a la Ciudad de México a estudiar filosofía. Leerla fue revivir mi propia experiencia como estudiante foráneo que llega a una nueva ciudad a emprender de manera independiente su educación y formación, sin la vigilancia de la autoridad familiar o la comodidad de un mundo conocido. No había caído en cuenta que podía leer mi mudanza a la capital del país como mi propia Bildungsroman encarnada, llena de paralelos con el mundo interior de Anton Reiser: la insatisfacción por los límites de una vida provincial, el entusiasmo por un nuevo proyecto, el miedo e incertidumbre ante lo desconocido, las estrecheces económicas que apenas permitían llegar a fin de mes, entre muchas más. En alemán, Reiser significa ‘viajero’, sugiriendo al protagonista de Moritz como figura simbólica de aquel que abandona el hogar emprendiendo una búsqueda. Así como Anton Reiser descubre el mundo paulatinamente, forjando nuevas amistades y adentrándose en su propia interioridad, así también crecí yo gracias a la soledad y la independencia.

Sin duda, dejar la comodidad del hogar familiar no es para todos. Es una decisión que se debe tomar en conjunto y por las razones correctas. Pero los beneficios que trae consigo son increíblemente útiles, y ocho años después de empezar mi vida como foráneo los reconozco cotidianamente. Al terminar el primer semestre, me di cuenta que la vida como estudiante foráneo había catalizado mi proceso de maduración de varias maneras:

  • Desarrollé una rutina para obligarme a levantarme temprano, desayunar, bañarme y llegar a clase a tiempo. Si no lo hacía yo mismo, nadie lo haría por mí.
  • Aprendí finanzas básicas para calcular mis gastos mensuales y asegurar que llegaría a fin de mes sin pasar demasiada hambre.
  • Me convertí en un explorador pedestre de la ciudad: en cada trayecto me acostumbré a tomar un camino distinto para descubrir las tiendas, cafés y negocios que se escondían detrás de cada esquina. Cada salida guardaba una sorpresa inopinada.
  • Me habitué a apreciar los detalles pequeños de mi entorno: los árboles en mi caminata a la universidad, los ruidos del vecindario, el trajín de los días hábiles y la tranquilidad al llegar el fin de semana, el pequeño jardín fuera de mi ventana y la visita ocasional de las ardillas.

Nadie me había prometido estas experiencias como parte de la vida de foráneo. Pero están entre los recuerdos que más atesoro de mis estudios de licenciatura. Varios años después, al mudarme de nuevo para empezar mi maestría, esta vez a Londres, me descubrí a mí mismo entusiasmado por repetir el viaje. No me defraudó: nuevamente adquirí innumerables enseñanzas, como una secuela en carne propia a mi primera Bildungsroman.

Anton Reiser se considera una novela autobiográfica. Quizás Moritz no hubiera logrado expresar la intimidad de la mente humana sin usar su propia vida como inspiración para la narración. Pero la novela tiene un fin diferente al de la vida del autor. Moritz acabó exitosamente sus estudios y fundó una revista para publicar estudios de la interioridad psicológica, sentando las bases del estudio clínico de la mente, mientras que en su novela, Reiser abandona sus estudios y se une a una compañía de teatro itinerante. Quizás no deberíamos subestimar las experiencias biográficas de Moritz de independencia y soledad, magistralmente capturadas en su novela, como elementos clave en su maduración intelectual.

 

Plan de estudios de Filosofia en la universidad panamericana

 

WhatsApp Filosofía UP

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Filosofía

Estar a la altura de los tiempos

El 19 de noviembre se celebró el día mundial de la Filosofía. Solamente unos días antes, la Asociación Filosófica Mexica...

Filosofía

La relación entre filosofía y ciencia

A menudo se piensa que la filosofía y las ciencias se encuentran en universos distintos o contrapuestos. Por un lado, la...

Filosofía

10 diferencias entre filosofía y literatura

En las universidades de más tradición suele existir una Facultad de Filosofía y Letras. En ellas se estudian carreras co...