Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
La relación entre filosofía y ciencia
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
7 razones por las que la cultura organizacional es importante
Escrito por Julián Afanador
en noviembre 12, 2019

No sé si esto te ha pasado, ¿pero alguna vez te has encontrado en un momento de reflexión tan profundo que comienzas a pensar sobre cómo funciona la sociedad, desde las formas en la que nos entretenemos, cómo nos comunicamos con los demás, hasta en lo que ves en las mismas calles de tu ciudad? Si vives en una urbe gigantesca como lo es la Ciudad de México, probablemente pienses en las infinitas opciones que tienes a tu alcance de tiendas, restaurantes, anuncios, cines, museos, entre otros.

Vivimos en una metrópolis en la que cada persona que la visita se convierte automáticamente en consumidor, un inversionista a la misma ciudad, y es por esto que le debemos el desarrollo de nuestra sociedad en gran parte a las personas que estudian una carrera de empresariales. Piénsalo: ¿crees que tu ciudad sería la misma si no tuvieras múltiples negocios a la esquina de nuestra casa o si no vieras anuncios en todas las calles que recorres a diario? Yo no lo creo.

Esto no sería posible, repito, si no hubiera a nuestro alcance personas creativas, innovadoras y dedicadas que estudien carreras empresariales. Por si no estás familiarizado con su concepto, estas licenciaturas son todas aquellas que están enfocadas en los diferentes procesos vinculados con las empresas. Esto comprende una plétora de ámbitos en los que te puedes especializar: puedes entender a fondo los procesos de producción de una compañía, su composición económica, su relación con el mundo exterior, su forma de anunciar sus productos e incluso la administración, la administración de su personal y dirección de la misma.

 

Un aspecto que hace interesantes este ámbito académico y laboral es que los perfiles de sus alumnos o empleados pueden ser bastante variados. Por supuesto, hay unas características base que todos deberían tener; por ejemplo, poder pensar con lógica y de manera abstracta es algo fundamental. Pero al mismo tiempo cada una de estas carreras tiene sus propias peculiaridades: para estudiar una licenciatura de dirección de empresas debes tener un sentido desarrollado de liderazgo y priorizar el cumplimiento de metas, para una licenciatura en mercadotecnia, es un must ser creativo y contar con una facilidad para entender a las personas y sus gustos; o no puedes ser malo en matemáticas y estadística si deseas estudiar una licenciatura en finanzas.

Es claro que nadie nace con un perfil perfecto para ninguna carrera, sea o no de empresariales. Todos tenemos que desarrollar habilidades particulares para poder ser el mejor en lo que hacemos, entonces no te preocupes si te interesa una de estas licenciaturas y sientes que no ser perfecto en todo lo que haces imposibilita tu éxito. No obstante, sí es importante conocerte a ti mismo y entender no sólo cuáles son tus aptitudes, sino también pensar en qué te hace feliz, cómo te ves en un futuro o que posición de trabajo te hará sentir realizado personalmente.

¿Dudas?... ¡Mándanos un WHATS!

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Licenciaturas Empresariales

La relevancia del administrador financiero en la empresa, ¿es autentica?

El financiero es un experto con una visión general dela organización capaz de entender las principales dinámicas del neg...

Licenciaturas Empresariales Licenciatura en Business Intelligence

El camino a la recuperación converge con la revolución tecnológica

El mundo está empezando a despertar del letargo en el que nos sumió la pandemia. 

Licenciaturas Empresariales

¿Cómo me preparo para regresar a trabajar a la oficina?

Muchas empresas están ya regresando a actividades presenciales en sus lugares de trabajo, para entonces yo como jefe, lí...