Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close
Escrito por Universidad Panamericana
en marzo 25, 2019

Si ya decidiste qué carrera estudiar, los siguientes pasos para lograr tu ingreso a la universidad, son: elegir una institución educativa y prepararte para el examen de admisión.

Ten presente que acudir a esta prueba sin haber investigado sobre ésta antes, puede repercutir en muchas cosas, por ejemplo, en tu posibilidad de obtener una beca o ser aceptado para el periodo en el que esperas comenzar.

Recuerda que el mundo profesional actual es muy competitivo, por eso, lo ideal es que pongas todo de ti desde el examen de admisión hasta el día en el que obtengas tu título profesional.

De esa manera, te abrirás muchas puertas en el mundo laboral y te acercarás más rápido al cumplimiento de tus metas.

Ahora bien, para que puedas prepararte para esta prueba con éxito, es importante que no cometas algunos errores comunes en los estudiantes.

¿Quieres saber cuáles son? ¡No dejes de leer!

1. Estudiar cuando falten pocos días

Muchos alumnos consideran que el examen de admisión para la universidad es fácil, porque seguramente las preguntas estarán relacionadas a temas que ya estudiaron durante la preparatoria.

Sobre esto, debes saber que pensar de esta manera es un grave error, porque los conocimientos previos necesitan refrescarse.

Lo ideal es empezar a estudiar desde, al menos, 3 meses antes de la prueba.

2. No investigar sobre el contenido del examen de admisión

Otra equivocación común en los alumnos de preparatoria que están por ingresar a la universidad, es dar por hecho que los exámenes de admisión para todas las casas de estudios y carreras son iguales, y, por ende, no investigar sobre el contenido de la prueba que realizarán.

Ten presente que lo mejor es que cuentes con un cuestionario completo sobre cuáles serán los temas que se van a plantear en la prueba.

Por lo general, las universidades no tienen problema en transmitir a sus alumnos este tipo de información, así que no está de más que investigues este tema y tengas claro qué clase de preguntas podrás encontrar.

De esta manera, ninguna materia o área de conocimiento te tomará por sorpresa.

3. No organizarse con tiempo

Si ya sabes que debes presentar un examen de admisión, desde el momento en el que te decidas sobre qué carrera estudiar, debes organizar tu tiempo y planear todo lo que deberás hacer para tener éxito en la prueba.

Así que asegúrate de marcar tiempos específicos para acudir a tu universidad a informarte y resolver tus dudas, estudiar y tener disponibilidad completa el día en el que tengas que acudir a la prueba.

También es importante que el tiempo que le dediques al estudio vaya en aumento a medida que se acerque la fecha del examen.

4. Confundir el estudio con la memorización y los repasos

Una cosa es estudiar, otra es memorizar información teórica y otra muy distinta es repasar.

Estudiar se refiere a que examines los temas y busques entenderlos, y es lo que debes hacer con todos los temas del examen hasta que domines toda la teoría y la práctica.

Luego, memorizar es una buena idea siempre y cuando el examen contemple datos duros, fórmulas o que desarrolles conceptos de manera literal según ciertos autores.

Que te aprendas toda la información del examen de admisión al pie de la letra sería bastante complicado y no le aportaría a tu aprendizaje, por eso debes tener cuidado con la elección de lo que memorizarás.

Por último, repasar se trata de releer los temas que ya dominas con el objetivo de reforzar tus conocimientos.

5. Estudiar con muchos días de separación

Cuando se trata de un examen de admisión, debes acostumbrarte a estudiar diariamente.

Lógicamente también es importante que dediques cierto tiempo al descanso, pero, en general, debes tratar de todos los días preparar algún aspecto del examen.

6. No hacer anotaciones

Para que puedas tener una mejor retención de todo lo que necesitas aprender, es fundamental que tengas un espacio donde hacer anotaciones o apuntes.

Como lo mencionamos en uno de los puntos anteriores, que memorices toda la información sería muy complicado, por lo que debes procurar hacer apuntes de los puntos más destacados para que logres recordarlos con mayor facilidad.

7. Estudiar solo, siempre

Es cierto que lograrás encontrar un mayor nivel de concentración si estudias solo, pero hacerlo en grupo también te brinda algunos beneficios como:

  • Aclarar tus dudas o identificar errores en la comprensión de ciertos temas;
  • Entender otros enfoques de lo que estudias;
  • Evaluar qué tan cómodo te sientes al explicar un tema, ya que esto es señal de que lo entiendes.

Ojo, que siempre estudies acompañado tampoco es la mejor opción, porque debes estar seguro de que manejas y entiendes toda la información cuando estás por tu cuenta.

Así que planea algunas sesiones con compañeros o amigos cada quince o veinte días y el resto del tiempo repasa en privacidad.

8. Estudiar de la misma manera todos los días

Existen muchos métodos de estudio que puedes aplicar para aprender todo lo que necesitas.

Uno de los más habituales es hacer un cuestionario en el que escribas las preguntas básicas que consideras que estarán en el examen de admisión. De esa manera, puedes responder ese cuestionario y tener claridad de cuál es la forma correcta para abordar esos temas.

Eso sí, también existen otros métodos, por ejemplo, cuando tengas que aprender fórmulas matemáticas, puedes inventar canciones o frases fáciles de aprender para que no olvides ningún signo.

Lo interesante de esto es que existen muchas opciones que puedes poner en práctica, sólo debes investigar un poco e identificar qué funciona mejor para ti.

9. No tomar precauciones adecuadas para el día del examen

Otro error que debes evitar a toda costa el día del examen es no preparar todas las herramientas necesarias que requieres ese día.

Se han visto muchos casos de personas que van sin pluma, calculadora, borradores e, incluso, la documentación necesaria para acceder a la prueba.

La concentración también tiene que ver con estar seguro de que tienes todo lo que necesitas para triunfar.

10. Comenzar por lo difícil

La mayoría de los exámenes de admisión penalizan a los alumnos cuando se equivocan, pero no restan puntos cuando una pregunta se queda sin responder.

Con esto en mente, uno de los errores que debes evitar es comenzar por las preguntas más complicadas.

Claro, la idea no es que te enfoques en sólo buscar preguntas que te sean fáciles, sino que las contestes conforme aparezcan y te esfuerces por dar lo mejor de ti en cada una.

11. No tomarte el tiempo necesario

La mayoría de los exámenes de admisión tienen un tiempo máximo en el que puedes contestar la prueba, pero esto no significa que tengas que terminar lo más pronto que puedas.

Y es que si respondes de forma apresurada, será más probable que cometas errores, lo que afectará tu resultado final.

¡Listo! Estas fueron 11 cosas que debes evitar al presentar tu examen de admisión en tu casa de estudios superiores.

Recuerda que la etapa universitaria es única y te dotará de grandes oportunidades para que te desarrolles, así que, ¡disfrútala al máximo!

Si te pareció interesante este artículo y quieres acceder a otros similares, ¡suscríbete a nuestro newsletter!

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar: