Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
La relación entre filosofía y ciencia
¿Qué es la investigación pura y qué ventajas tiene dentro de una academia?
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
¿Qué son las instituciones políticas y cuál es su función?
Escrito por Posgrados de Gobierno y Economía
en abril 26, 2021

El interés personal y la competencia tienen un papel indispensable en una economía de mercado. El cual, en ambos casos, fue descrito por Adam Smith hace más de 200 años y todavía sirve como fundamento para poder comprender su funcionamiento.

El interés personal: motor de la actividad económica

El motivo de fondo por el que la gente trabaja y estudia es porque, en buena medida, está interesada en sí misma, en su crecimiento personal. Este tipo de interés hace alusión al hecho de que cada persona busca un beneficio personal a través de sus acciones.

Trabajamos porque queremos poder comprar cuanto nos convenga, y estudiamos para poder conseguir mejores trabajos y contar con la posibilidad de adquirir más bienes.

La mayor parte de la actividad económica que nos circunda es resultado de un comportamiento cuya base es el interés personal. Adam Smith lo describió así: "No es debido a la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero que podemos esperar el alimento, sino a la consecución de su interés personal".

Entonces, ¿por qué cada individuo decide llevar a cabo su trabajo? La respuesta se halla en el interés personal. Es mientras que los individuos sirven a su propio interés que producen bienes valiosos para el resto de integrantes de la sociedad.

El milagro de un sistema económico de mercado es que el interés personal promueve un comportamiento del que los demás se benefician. ¿Es codicioso quien debe interesarse por sí mismo? ¿Es inmoral? Si bien el término interés personal posee connotaciones negativas, no las implica forzosamente.

La competencia: regulador de la actividad económica

La competencia controla el aumento indiscriminado de los costos, ya que, en esencia, lo que controla es el abuso del interés personal.

El valor de la oferta, en cuanto productos o servicios, puede reducirse a estos tres factores: calidad, precio y conveniencia. La competencia, entonces, regula la relación entre los tres y preserva la salud económica de la sociedad al poner límites al poder del interés personal sobre el público.

En el juego de intereses personales, la competencia, de manera espontánea, constituye un límite para el aprovechamiento desmesurado que pudiera valerse de uno de tales factores a expensas del bienestar público.

Regulación

Adam Smith llamó “la mano invisible” a las fuerzas opuestas, y asimismo complementarias, del interés personal y la competencia: aún a pesar de que productores y consumidores no actúan con la intención de satisfacer las necesidades de los demás o de la sociedad, lo hacen.

El objetivo de quienes trabajan consiste en adquirir dinero, pero en el proceso proporcionan bienes o servicios que benefician a los demás miembros de la sociedad. Lo sorprendente de tal proceso es que, para ser efectivo, requiere de escaso control gubernamental.

En palabras de Smith: "al dirigir una industria de tal modo que su producción pueda ofrecer un mayor valor, uno sólo busca su propia ganancia, y al hacerlo, como en muchos otros casos, está dirigido por una mano invisible que lo lleva a promover un fin que no formaba parte de su intención".

La discusión en torno al interés personal y la competencia suele resultar en una sobre el papel apropiado de la regulación gubernamental. Algunos consideran que la economía de mercado es intrínsecamente autorreguladora, mientras que otros enfatizan la posibilidad de fraude y abogan por la participación activa del gobierno.

¿Qué no un gran número de oposiciones entre grupos políticos se relaciona con la cuestión de cuánto control gubernamental es necesario para regular la economía?

El interés personal y la competencia son fuerzas económicas cruciales. Una alimenta el despliegue de la actividad económica, la otra la regula. Convenir en y determinar la proporción idónea entre ambas es lo que parece increíblemente difícil de concluir.

Estudia la Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la UP, adquirirás el conocimiento necesario y podrás diseñar programas capaces de influir de manera positiva en la economía y en la sociedad. Descarga aquí el plan de estudios y conoce las materias que impartimos:

New call-to-action

También podría interesarte:

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Economía Posgrados de Gobierno y Economía

¿Es posible disminuir el consumo sin afectar la economía?

Cuanto más consumimos, más sufre el planeta. El suelo es despojado de sus nutrientes, los bosques talados y los minerale...

Economía Posgrados de Gobierno y Economía

La corrupción en los indultos y el Estado de derecho

Dentro de algunas visiones igualitarias acerca del derecho que existen desde hace dos siglos, el Estado amenaza con inte...

Economía Posgrados de Gobierno y Economía

¿Cómo funciona la economía global?

La economía global se ha visto sometida a modificaciones significativas durante las últimas décadas, en su organización ...