Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Negocios Internacionales: todo lo que necesitas saber sobre esta carrera
¿Por qué estudiar Finanzas?: todo sobre la carrera
La relación entre filosofía y ciencia
Diferencias entre la micro, pequeña y mediana empresa
¿Qué es pedagogía y dónde puede trabajar un pedagogo?
Escrito por Elías Álvarez M.
en abril 09, 2021

Piensa en Superman, Flash o la Mujer Maravilla, piensa en qué los hace héroes. No es la visión de rayos láser, alcanzar la velocidad de la luz, o la super fuerza, sino la virtud. La premisa de The Boys (2019, Amazon) es que superhumanos como los héroes ya mencionados pueden ser tan viciosos como el peor de los villanos. Esto es algo que a Platón no le gusta nada, y a Aristóteles puede interesar.

Muchos siglos antes de que The Boys llegara a las pantallas de todo el mundo, Platón expulsó a los poetas de su ciudad ideal, el delito: decir que los dioses también eran proclives a la lujuria, la violencia, y la avaricia, en corto… decir que los dioses eran corruptibles. Tan solo un par de años después, el viejo Platón se desdijo y Aristóteles redimió a los poetas y trágicos, pues sus obras nos ayudan a hacer catarsis, purificar nuestras pasiones.

The Boys

La serie original de Amazon es irreverente, violenta y algo gore-ish. Ningún personaje es impoluto: The Seven (un grupo como la Liga de la Justicia o los Avengers), está compuesto de individuos megalómanos que abusan de sus poderes a la menor provocación, ellos son los antagonistas; mientras que the boys, los protagonistas, son un grupo de rechazados con problemas de ira, asuntos con la ley, o cobardes. De igual manera, la serie se burla de la religión, la política y de todos nosotros.

En una serie como esta es difícil, al menos a primera vista, encontrar la virtud. Ningún personaje la posee, se burla de todo lo que podríamos considerar importante, y tiene un exceso de trajes de latex. ¿Por qué no darle ya la razón a Platón? 

Platón y Aristóteles

A diferencia de Platón, que reprobaría la serie por su aparente falta de virtudes, Aristóteles tal vez haría un maratón con Teofrasto. En la Poética (con ella también podemos explicar memes), Aristóteles se vale de la metáfora de la catarsis (un término que hasta el momento era médico), para explicar cómo es que la ficción nos ayuda a purgar nuestros excesos de pasiones. 

Al ver un melodrama, lloramos; con una tragedia, se nos sube la presión; y con una serie como The Boys, vemos qué cosas no hacer o qué cosas nos gustaría hacer pero nunca haríamos (aquí no se juzga a nadie). Entonces, la serie, aunque carece de agentes morales dentro de esta, también nos puede ayudar a sentirnos mejor, y tal vez hasta a ser mejores.

A Platon no le gusta The Boys, Aristoteles la maratonea

¿Deberías verla?

Si eres un filósofo (aún en potencia) creo que deberías verla. Tal vez descubras que Platón tenía razón y nadie debería ver una serie que es más sangre y espándex que valores, tal vez seas un aristotélico y en el crecimiento de los personajes (al igual que en sus errores) encuentres algo que te haga sentir, tal vez seas un cavelliano y encuentres referencias a Shakespeare a lo largo de toda la serie, o un determinista, y entonces qué más da, si la ves o no la ves no depende de ti; no importa que encuentres en la serie, si eres un filósofo algo vas a encontrar.

Plan de estudios de Filosofia en la universidad panamericana

 

WhatsApp Filosofía UP

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Filosofía

Sísifo y el domingo de bajón

Sísifo representa uno de los personajes más desgraciados de la mitología griega. El que alguna vez fue rey de Corinto, e...

Filosofía

Zack Snyder, Batman y tú

Imagina que camino a la escuela se te poncha una llanta, que no tienes internet para enviar ese ensayo en el que trabaja...

Filosofía

Democracia y filosofía: una relación tóxica

Hace dos milenios y medio, democracia y filosofía florecían y se consolidaban en la Atenas clásica. Pero como buenas her...