<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=236649609280760&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
banner-new-one

Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Estas son las 20 economías más grandes del mundo en el 2023
Los 14 principios de la administración
Las 13 empresas mexicanas con mayor impacto global
8 de los pedagogos más importantes de la historia
30 temas de investigación en finanzas
Escrito por Escuela de Gobierno y Economía
en enero 31, 2022

La pandemia de COVID-19 ha sido una crisis de salud pública que ha ocasionado a su vez una crisis económica, con pérdidas de empleos que en su momento excedieron las ganancias laborales obtenidas desde hace varios años y efectos negativos en casi todas las facetas de la sociedad.

La respuesta variable de instituciones como el gobierno, el sector educativo y el empresarial ha contribuido a una propagación diferencial del virus y sus efectos según geografía, género, clase social y cultura; aunque en términos generales éstos han tenido una mayor repercusión en occidente.

Y a pesar de que resulta complicado esclarecer cada una de las consecuencias políticas, sociales, económicas y psicológicas inmediatas y a largo plazo de la pandemia de COVID-19 alrededor del mundo, podemos conocer algunas de ellas y emprender la tarea de investigar otras.

pandemia-efectosA continuación mencionamos algunas y también sugerimos áreas para investigar más ahora y conforme puedan ir apareciendo.

Efectos en la economía y el trabajo

En un inicio, la pérdida de empleos alcanzó rápidamente niveles no vistos desde hace décadas en distintas partes del mundo, y la producción económica cayó más, en un lapso similar de tiempo, en el 2020 que durante la recesión económica del 2008.

Contenido relacionado: Políticas que pueden contribuir a frenar una crisis económica

En múltiples países se aprobaron programas significativos de estímulo económico, que no obstante fueron insuficientes. Las redes de seguridad social no tuvieron la capacidad de cumplir su cometido y en los países más afectados redujeron los ingresos de millones de familias, incapaces de respaldarse en seguridad médica.

El distanciamiento social, el trabajo remoto, el empleo informal y la distinción entre trabajadores “esenciales” y “no esenciales” han tenido un marcado impacto en el ambiente laboral.

Las personas más vulnerables se han enfrentado a mayores riesgos, incluidos los trabajadores con salarios bajos, los ancianos, las personas con padecimientos crónicos y las que viven en lugares cerrados, como asilos o cárceles, y condiciones inestables.

Además, una gran cantidad de trabajadores en el sector servicios perdieron su trabajo o han sido llamados a regresar con más lentitud que empleados con salarios más altos en otras industrias.

Es probable que las consecuencias económicas duren hasta que se presente una recuperación prolongada, en particular para quienes reciben salarios más bajos, quienes recién están ingresando a la fuerza laboral y quienes están cerca de jubilarse.

Aún haría falta apreciar lo que las leyes de estímulo y políticas relacionadas pueden conseguir en torno a la distribución del bienestar económico y dificultades materiales de diversa índole.

Efectos en la política y el comportamiento político

Durante las crisis, muchos ciudadanos esperan que los gobiernos tomen medidas audaces, con inclusión de algunas que normalmente se llevan a cabo en el sector privado.

Por esto, la forma en que gobiernos locales y federales han respondido a la pandemia y la crisis subsecuente ha influido en la popularidad de varios actores políticos, así como en la participación ciudadana.

La confianza en las instituciones ha cambiado, casi siempre en términos negativos, según las percepciones sobre la capacidad de respuesta y el desempeño del gobierno durante la pandemia.

También queda por examinar más detenidamente la evaluación pública de las “élites” (políticos, líderes empresariales, medios de comunicación) y el impacto de los resultados económicos dispares en el compromiso político, la polarización o la actitud hacia los programas de seguridad social y redistribución.

Efectos psicológicos y sobre el tejido social

La pandemia obligó a que se modificaran con prontitud, hasta la fecha, los patrones regulares de interacción social que nutrían las actividades económicas y sociales.

La mayoría de la población mundial ha experimentado alteraciones en los ritmos normales de la vida cotidiana debido al distanciamiento social obligatorio, con interrupciones continuas en el trabajo, la escuela, las relaciones sociales y familiares.

En respuesta, las infraestructuras de educación, servicios, organizaciones sociales, gobierno y otras áreas que dependen del contacto interpersonal han tenido que transformar algunas prácticas al dominio virtual, retrasar o posponer otras, y clausurar por completo otras más.

Aunque la normalidad se ha restablecido de forma parcial, seguramente serán duraderas, si no permanentes.

La pandemia presenta amenazas pertinentes para la seguridad física, la seguridad económica y la confianza en las instituciones. Estas amenazas pueden afectar los resultados cognitivos, afectivos y conductuales relevantes en la toma de decisiones financieras, el comportamiento político y el trato a los demás.

Las amenazas percibidas en la salud y la seguridad, el bienestar y la posición económica, y la pertenencia a grupos sociales pueden ser causa de un decrecimiento o un aumento en la preocupación por los demás ciudadanos.

Además, tales amenazas pueden engendrar animadversión, si es que no lo han hecho, hacia aquellos que se perciben fuera del círculo de interés propio.

Finalmente, muchas de las decisiones y comportamientos necesarios para poder llegar al fin de la pandemia, como la vacunación y el distanciamiento social, dependen del cumplimiento de las personas.

No es tan claro todavía qué marcos y atractivos psicológicos pueden promover un compromiso natural y comportamientos que frenen la propagación del virus, pues es posible que ciertas iniciativas sean contraproducentes, como ha ocurrido hasta la fecha.

La Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la UP busca formar a profesionales y agentes políticos capaces de resolver algunos de los problemas políticos y económicos ocasionados por la pandemia, ya sea en el ámbito nacional o global. Descarga aquí nuestro plan de estudios para conocer qué puede aportarte:

Ver aquí >

También podría interesarte:

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Gobierno Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Anticorrupción

7 instituciones internacionales dedicadas a combatir la corrupción

La corrupción sigue siendo una de las mayores amenazas para el desarrollo, la estabilidad y la justicia a nivel global y...

Gobierno Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Anticorrupción

Los 10 países menos corruptos del mundo

En el amplio panorama de la política y la economía mundial, la corrupción es un fenómeno que socava la confianza en las ...

Gobierno Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Gobierno y Políticas Públicas POSGRADOS UP

¿Por qué debes conocer la Teoría de la Burocracia de Max Weber?

La teoría burocrática de Max Weber es una de las contribuciones más influyentes en el campo de la sociología y la admini...