<img height="1" width="1" src="https://www.facebook.com/tr?id=236649609280760&amp;ev=PageView &amp;noscript=1">
banner-new-one

Blog Universidad Panamericana

Ubi spiritus libertas

close

Categoría

Suscríbete

Popular Posts

Estas son las 20 economías más grandes del mundo en el 2023
Los 14 principios de la administración
Las 13 empresas mexicanas con mayor impacto global
8 de los pedagogos más importantes de la historia
30 temas de investigación en finanzas
Escrito por Escuela de Gobierno y Economía
en junio 23, 2021

La política, en un espectro global, ha llegado a ubicarse en el centro de la pandemia de COVID-19. Sin importar a qué jurisdicción nos referimos, las acciones concretas que varios gobiernos han tomado para combatirla tienen, en última instancia, sus raíces en la política y no en datos científicos.

Un aspecto primordial de la política, a grandes rasgos, consiste en que los políticos establezcan reglas y leyes que los ciudadanos deben seguir.

La pandemia ha hecho que la política tenga una relevancia extraordinaria en un momento en que un gran número de personas se han vuelto más devotas y están más informadas sobre redes sociales y sus artistas preferidos, como es usual.

¿Quiénes pierden?

De acuerdo con la naturaleza de toda decisión política, ciertos grupos se benefician y otros sufren más. Quizás incluso las políticas mejor diseñadas no conllevan resultados equiparables para distintos grupos de personas.

Los perdedores de las decisiones políticas durante la pandemia son los propietarios de pequeñas y medianas empresas, los trabajadores con un empleo precario y, asimismo, quienes se encuentran al margen de la estructura social.

Contenido relacionado: Políticas que pueden contribuir a frenar una crisis económica

En general, las personas radicadas en los grandes centros urbanos también se han visto más afectadas. Sin soslayar que numerosas personas enfermas (no sólo del virus) y físicamente vulnerables han sufrido de manera significativa ante continuas medidas precipitadas e infundadas en torno a la situación que aqueja al mundo.

Los funcionarios han instituido protocolos de salud e higiene sin considerar políticas capaces de contrarrestar los estragos de la pandemia en otras áreas como la económica o la educativa. Esto es cierto para muchas naciones prósperas como para otras en vías de desarrollo.

Es evidente que las consecuencias han variado de país a país, así como que aludimos a un problema que arrasó con la tranquilidad cotidiana y con toda previsibilidad de acontecimientos; no obstante, cabría exigir la responsabilidad pertinente a quienes optan por asumirla de forma voluntaria.

¿Quiénes han ganado?

Los ganadores de las decisiones políticas tomadas durante el COVID-19 son, ante todo, los miembros de la clase política, los trabajadores sindicalizados -quienes han obtenido ingresos con escaso trabajo- y los grandes empresarios.

La política es también el arte de encontrar compromisos aceptables, mas resulta claro que la prevención completa del daño no suele ser objetivo de los políticos.

Durante esta situación, sus acciones se han perfilado como la búsqueda de un compromiso entre la seguridad sanitaria y las necesidades de los votantes. Así, dichos compromisos son propensos a cambiar semana a semana y mes a mes.

Al servicio de los dirigentes

Esto ha resultado en un rol atípico para los servidores públicos. La mayoría de las veces, los burócratas permanecen sin rostro y sin nombre, y se retratan a sí mismos como si no tuvieran otro interés que el de servir con competencia neutral a los dirigentes.

Contenido relacionado: Perspectivas sobre la corrupción ante la actual contingencia de salud

A lo largo de la situación vivida por el COVID-19, se ha vuelto un patrón común de anuncios la proclamación de funcionarios de salud pública acerca de cuán graves son o podrían llegar a ser las circunstancias a futuro.

Tan pronto como haya más vacunas disponibles y las tasas de infección disminuyan, el papel público de los burócratas será reducido. Y cuando se compartan buenas noticias, los agentes políticos se atribuirán el mérito y los intermediarios designados ya no estarán obligados a compartir el escenario.

La pandemia ha recrudecido los efectos de las políticas ya que el impacto de las decisiones políticas se ha sentido casi de inmediato, en ocasiones íntimamente, en la vida cotidiana de los ciudadanos.

La pandemia ha transparentado las compensaciones desordenadas, las prioridades en vigencia y los ganadores y perdedores como resultado suyo. Aunque el COVID-19 haya cambiado muchas cosas, la política sigue y seguirá siendo la misma.

Estudia la Maestría en Anticorrupción de la Universidad Panamericana y combate la corrupción desde la iniciativa privada o el ámbito público con las mejores herramientas para hacerlo. Descarga nuestro plan de estudios:

Plan de estudios

También podría interesarte:

Déjanos saber lo que pensaste acerca de este post

Pon tu comentario abajo.

También te puede interesar:

Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Anticorrupción Artículo UP

Corrupción pasiva: ¿qué es y quiénes incurren en ella?

La corrupción, con su vistoso despliegue en los titulares de noticias, suele captar la atención del público con grandes ...

Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Gobierno y Políticas Públicas polítca

Las organizaciones no gubernamentales: ¿qué objetivos las guían?

Las organizaciones no gubernamentales (ONG) asumen un papel vital en la supervisión y promoción de los derechos humanos ...

Gobierno Posgrados de Gobierno y Economía Escuela de Gobierno y Economía Maestría en Gobierno y Políticas Públicas

Las 5 políticas ambientales de mayor importancia en México

Actualmente enfrentamos desafíos ambientales de la mayor importancia en todo el mundo, como el calentamiento global, la ...