Cómo puedes enseñarle a tu hija adolescente sobre resolución de problemas

[fa icon="calendar"] 16-jun-2020 9:06:00 / por prepaUP Femenil

prepaUP Femenil

resolver-problemas

Tomamos decisiones todos los días, grandes y pequeñas. La toma de decisiones es una habilidad importante que nos conviene enseñarles a niñas de todas las edades, porque los padres quieren que sus hijas crezcan para llegar a ser adultas independientes, responsables y felices

La habilidad para tomar decisiones debe practicarse desde temprano, lo que los padres pueden facilitar al darles a las niñas pequeñas opciones. Aprender y utilizar un proceso de toma de decisiones y resolución de problemas les ayudará a las adolescentes a madurar adecuadamente.

Las adolescentes cada vez deben tomar más y más decisiones que influyen en su vida. Crecerán a partir de sus logros y de sus errores. Si los padres toman la mayoría de decisiones por ellas, no estarán listas para asumir esta tarea a medida que se conviertan en adultas.

Contenido relacionado: Resolución de problemas: una necesidad de los jóvenes

Enséñale a tu hija a practicar a través de los pasos en la toma de decisiones y permítele tomar las suyas. Con frecuencia puedes participar en el proceso y modelar las acciones apropiadas. Esta también es una gran oportunidad para promover la comunicación entre ustedes.

Seis pasos para la toma de decisiones/resolución de problemas

1. Identificar y definir el problema. Considerar cuál podría ser un resultado u objetivo óptimo.

2. Enumerar las posibles opciones/alternativas.

Usen una técnica de lluvia de ideas. Es importante dejar que a tu hija se le ocurra la primera idea así como ponerla en práctica, incluso aunque no te parezca viable. Si le resulta difícil comenzar, pregúntale si puedes hacerle sugerencias. Verlo como un ejercicio puede alentarlas a ser libres de expresar sus ideas.

Continúen hasta que no se les ocurran más ideas/opciones. Recuerda no ser crítica. Esta es sólo una reunión para generar ideas.

3. Evaluar las opciones.

Permite que tu hija evalúe las opciones, contigo allí para orientarla. Si piensas en un punto en el que no haya pensado, pregúntale si puedes comentarlo. Al pedirle permiso para plantearlo, es más probable que realmente te escuche y no menosprecie tus ideas y procesos de pensamiento.

Animar a tu hija a hacerse las siguientes preguntas puede ayudarla a evaluar sus opciones: ¿Es desagradable? ¿Es difícil? ¿Es injusto? ¿Es deshonesto? ¿Está en línea con el objetivo?

4.  Elegir una opción.-

Es importante que la solución al problema no cree un problema para otra persona.

5. Hacer un plan y ejecutarlo.

Este probablemente sea el paso más difícil. Si su elección no es aceptable para otra persona, es posible que deba volver a la lista de opciones.

6. Evaluar el problema y la solución.

Este quizá sea el paso menos atendido en la toma de decisiones, pero es fundamental para el aprendizaje. Observen: ¿Cómo se originó el problema? ¿Se puede prevenir un problema similar? ¿Cómo se resolvió el problema actual? Tu hija podrá sentirse bien con la resolución o aprender y buscar otra manera de resolverlo. 

Resolución cooperativa de problemas 

La resolución cooperativa de problemas es una forma de lidiar con los desacuerdos entre padres y adolescentes. Se basa en el modelo de toma de decisiones de seis pasos.

1. Presentar el problema.

2. Buscar acuerdos que conduzcan a soluciones.

En cada punto, los padres deben buscar un acuerdo con su hija. Ten cuidado cuando el estado de la situación cambie de "resolver" a "pelear".

3. Reunir información sobre las percepciones de todos los interesados.

Por ejemplo: tu hija no quiere hacer ayudar en casa cuando se le pides o se enoja mucho contigo. A menudo es mejor esperar para conversar hasta que ambas estén tranquilas. Pregúntale cómo se siente al hacer los quehaceres. Ella podría responderte algo como: "No era un buen momento para mí cuando me lo pediste".

4. Atenerse al tema y escuchar.

Cuando las hijas comienzan a compartir sus sentimientos, los padres deben escuchar con atención. Puede que no estén acostumbradas a ello y desconfíen de ser aleccionadas. Ella podría responder: "Detesto cuando dices “‘Hazlo ahorita’" Tú: "No sabía que te sentías así. ¿Puedes decirme más sobre cómo te sientes?"

5. Seguir preguntando: "¿Quieres hablar de algo más?"

Es importante seguir haciendo esta pregunta hasta que se platique sobre todo lo relevante. De lo contrario, probablemente lidiarán con problemas superficiales y no otros más profundos. Utiliza respuestas que reflejen lo que hayas dicho: "¿Entonces esta es tu deber menos preferido?" Luego pregunta: "¿Quieres hablar de algo más?"

6. Reflejar comprensión.

Ve si puedes resumir y decirle a tu hija, con voz tranquila y neutral, lo que acaba de decirte. Si te responde que eso no es lo que quería decir, pídele que lo aclare. En este punto, los padres deben estar conscientes de cómo se siente su hija con respecto al problema y probablemente a otros más.

Contenido relacionado: 4 pláticas para mejorar la relación con tu hija

7. Compartir tus percepciones.

Hay algo mágico en obtener primero el permiso de tu hija (para que le compartas tus percepciones) que la invitará a escucharte y cooperar. Después de que haya acordado escuchar, comparte tus percepciones acerca del problema. Mantén la calma y no la decepciones. Sólo comparte tus sentimientos.

8. Pedir que se exponga la comprensión del asunto.

Padre: "¿Puedes decirme lo que me escuchaste decir?" Deja que responda. Es útil que los padres respondan que no criticaron, sino que simplemente compartieron sus sentimientos. También explica que te das cuenta de que puede ser diferente para ella y eso está bien.

9. Solucionar con lluvias de ideas.

Ahora ambos han compartido pensamientos y emociones y el otro los ha respetado (validado). Es hora de hacer la pregunta: "¿Podríamos ver si podemos llegar a algunas ideas con las que ambos podamos estar de acuerdo?" Luego hagan una lluvia de ideas.

  • Acuerden una solución.
  • Establezcan una fecha para evaluar resultados.
  • Sigan adelante con lo planeado.

El papel de un padre es enseñarle a sus hijas. Al ser respetuosos, la hija aprenderá a respetar. Al cumplir con nuestros compromisos y ser responsables, aprenderá responsabilidad. Enseñamos a través del ejemplo

Los cerebros adolescentes todavía se hallan en desarrollo. Los padres también deben darse cuenta de que aunque sus hijas deben aprender a tomar decisiones, las adolescentes tienen más probabilidades de tomar decisiones rápidas y actuar por impulso.

 

También podría interesarte:

Topics: prepaUP Femenil

prepaUP Femenil

Written by prepaUP Femenil

En la prepaUP tenemos más de 10 años de experiencia formando mujeres de excelencia académica, humana y con valores. Nuestro sistema diferenciado y el respaldo de la Universidad Panamericana nos hace la mejor prepa femenil de México.


Entradas relacionadas